Taller y Clases de magia

Algunas fotos del taller de magia:

TALLERES de magia para niños y/o adultos

No dejes pasar la oportunidad de hacer algo distinto para vos, tus amigos, tu familia o la gente que trabaja con en tu empresa. ¿Te imaginas un taller de magia en tu evento? ¿Por qué no hacer un taller de magia en tu institución o empresa? A través de los talleres, los chicos y los grandes podrán introducirse en el mundo de la magia. Los talleres están pensados para chicos, para grandes o para afianzar grupos de trabajo, o para todos los que quieran vivir una experiencia distinta dentro de su ámbito laboral.

Objetivos:

– Introducir a los participantes en el mundo de la magia desde la mirada del mago.

– Conocer las diferentes ramas de la magia.

– Aprender algunos juegos.

– Estimular la creatividad.

– Desarrollar el perfil artístico.

En que consiste:

Durante las clases, los chicos y/o los grandes aprenderán juegos de magia sencillos junto a los primeros conceptos de la magia como: técnicas de distracción, manejo del espectador participante, naturalidad y justificación de movimientos. Los juegos que se explican en el taller se pueden llevar adelante con objetos cotidianos, fáciles de encontrar y de reponer. Son juegos elegidos para actuar como disparadores de algunos conceptos básicos del mundo del ilusionismo. Además, podrán construir sus propios juegos durante el taller.

Nota: para talleres de más de un encuentro (cantidad a definir): de existir la posibilidad, se puede pensar en armar una presentación con todo lo aprendido para familiares, amigos o compañeros de trabajo.

CLASES de MAGIA

Una vez, una persona después de verme hacer magia en una mesa de un bar me dijo: “Nunca aprendería magia, nunca quiero saber cómo se hacen los juegos. Me gusta mucho ver magia y si supiera sus secretos, perdería ese encanto que tiene para mí”. Es una postura de lo más interesante. Yo le respondí: “Cuando uno aprende magia, a priori pierde la magia, pero la recupera inmediatamente al ver rostros como el suyo, con los ojos y la boca tan abiertos que ya no le entran en la cara. Mi magia es ver y sentir las reacciones de la gente a la que yo le hago magia”. Aprender magia es sumergirse en un arte sin límites de creatividad, que atraviesa fronteras de todo tipo como una lanza, noble, sano y que en no mucho tiempo unos empieza a amar y se apasiona por él.

Varios alumnos me han comentado algo del estilo de lo que sigue: vine a aprender algo pero veo que no es como yo pensaba. La magia es mucho más que técnicas, es una forma de pensar.

¿Querés aprender magia? Llamame o escribime, nos tomamos un café y me contás por qué. Si me convencés, te enseño.